PSE
Aportes y/o donaciones
Viernes, 30 Junio 2017
Publicado en Blog
Escrito por Sergio Roldán Gutiérrez
El ciudadano busca que lo represente una autoridad, no un poderoso influyente que tiene muchos amigos muy importantes.


El ciudadano busca que lo represente una autoridad, no un poderoso influyente que tiene muchos amigos muy importantes. Por eso denuncian, esa es su forma de participar, esa es su voz. Hoy más que nunca el ciudadano tiene infinidad de herramientas para denunciar y quejarse, por todas las vías, formales e informales, con el agravente que la informalidad resultó ser por mucho, más eficiente que la formalidad. Mientras un video publicado en redes sociales evidenciando una denuncia tiene más de 20 millones de reproducciones en una hora y contando, poco más de esa hora se demora el trámite para interponer una denuncia formal. Ya el video tuvo su impacto y generó su cometido, mientras que el análisis deontológico que hace el operador jurídico para decidir a quien le corresponde la atencion a la denuncia interpuesta puede tomar un tiempo importante.

Indudablemente la relación directa entre la prestacion del servicio bien hecho y a tiempo hace feliz al ciudadano, de eso depende el grado de satisfacción del habitante de la ciudad, de la celeridad en la atención y la coherencia en la respuesta. Es que el fin último debería estar dirigido a hacer felices a los ciudadanos. Una ciudad que se precie de serlo tiene que saber todo con respecto al lugar y sus habitantes, tiene que tener geo referenciado cada grupo poblacional, sus dificultades y la atención que se está dando a cada uno. Finalmente un sin número de datos y estadísticas actualizadas casi en tiempo real hacen que la administración de la ciudad sea óptima y con certeza. Un gobernante que hace caso a cada necesidad y actúa en el territorio para resolverla independientemente de que este de acuerdo, sin duda se ganará la confianza de todos. A esto le llamaremos AUTORIDAD.

Las personas simplemente no participan por que no tienen confianza y esta es la que se tiene que ganar el gobernante todos los días, a cada conversación a cada acción. Imponer la ciudad no tiene sentido. En las decisiones tomadas producto del ego y la arrogancia usando como argumento un estudio que casi nadie conoce y que se obliga por encima de la voluntad y la necesidad de los ciudadanos le llamaremos PODER.

El poder no tiene autoridad, ese es el agravente, que la autoridad se gana todos los días, es refrendada por los ciudadanos, con cada acción coherente, con muestras claras de respeto a la diferencia. El poder todos los días se para en la autoridad con sus argumentos, con su grosería. Cuando el gobernante reconozca que el poder no tiene autoridad, entenderá que luego de terminado el periodo de gobierno, podrá caminar tranquilamente por la ciudad por que siempre ha sido parte, no un tercero supra parte que decide desde la inconsciencia.

La dependencia del gobernante para que la ciudad funcione también hace responsable al ciudadano, que se abandona en el gobernante para que este le resuelva todos sus problemas generando un asistencialismo extremo que tambien resta autoridad y otorga poder. La incapacidad de hacer del ciudadano empodera al gobernante validando la famosa máxima del poder: “Acá nada se hace sin mí firma, pero no todo lo que firmo se hace”

Cortesía:
http://www.elmundo.com/noticia/Bienvenidos-a-la-pelea-del-sigloAutoridad-vs-Poder/352424
Valora este artículo
(0 votos)
Visto 300 veces

Escribe un comentario


Código de seguridad
Refescar