PSE
Aportes y/o donaciones
Viernes, 24 Febrero 2017
Publicado en Blog
Escrito por Sergio Roldán

Medellín es una de las ciudades más referenciadas en América Latina y probablemente una de las más citadas en el mundo como caso de éxito...


Por: Sergio Roldán Gutiérrez



Medellín es una de las ciudades más referenciadas en América Latina y probablemente una de las más citadas en el mundo como caso de éxito, sin embargo el sostenimiento de una infraestructura creciente con una ciudadanía en proceso de formación pondría en jaque todo lo alcanzado si no se atiende con asertividad. Somos poco menos de dos y medio millones de habitantes, de los cuales, sin contar las cifras de los estudiantes inscritos en las instituciones que forman para el trabajo y el desarrollo humano (como las nombra el MEN) casi un millón están cursando entre el colegio y la universidad.


Haciendo cuentas alegres, digamos que un poco más de la mitad de los moradores de esta ciudad están en procesos de formación. Esto es bueno. El 10% de los estudiantes universitarios de país están en Medellín (SNIES 2016) lo que nos pone otro nuevo título: Ciudad Universitaria. Esto es más que bueno. Necesitamos que vengan personas de Colombia y del mundo y nos confronten, que nos enseñen a aprender, que nos quiten ese remilgo tan arrogante de pensar que a donde vamos es a enseñar. Es arduo aprender, pero es el único camino para construir ciudadanía antes que ciudad. (www.urbanomedellin.org)


Estuve reunido en la universidad Eafit el viernes pasado, con el doctor Chris Blattman (Universidad de Chicago) la doctora María Arantxa Rodríguez (IPA - 
Innovations for Poverty Action) y el investigador Luís Felipe Dávila (Eafit), que querían conocer nuestro trabajo y compartir el suyo. Hablamos de Medellín, pensamos la ciudad, sus futuras intervenciones, como si tuviéramos el poder de hacerlo ya. La conclusión, la misma: Necesitamos continuar nuestro proceso de formación, haciendo cuentas alegres, por lo menos, unos 20 años más.


No se puede meter una ciudad en un horno micro ondas para sacarla ya hecha en un minuto. Los períodos de formación son largos, ineficientes y dolorosos, ni la estructura presupuestal, ni la jurídica los podrán entender. Me parece estar escuchando aún a la contraloría haciéndole el reclamo a la secretaría de Educación porque los primeros 10.000 estudiantes beneficiarios de los fondos creados en el gobierno de Sergio Fajardo para la educación superior (Fondo Medellín – Universidades – EPM) no se habían graduado en 5 años. Yo confío en el proceso y en los estudiantes. Necesitamos, buenos, sucesivos y articulados equipos de gobierno para que sean precisas las decisiones. Tolerantes y perseverantes ciudadanos para que aporten siempre, aún si no son simpatizantes del alcalde de turno.


Colombia tiene 287 instituciones de educación superior. 34 están en Medellín. Sin contar con las otras ciudades del área metropolitana, un poco menos de 500 mil estudiantes matriculados, esto es, una cuarta parte de los habitantes de la ciudad, que sumados a los profesionales que ya hay, nos hace soñar con una mayoría titulada en educación superior a corto plazo. Esto nos pondría como una ciudad más concentrada en los cerebros de sus habitantes (lo principal) que en infraestructuras con edificios retorcidos (lo accesorio), nos pondría en un escenario de formación para la felicidad, la vida, el respeto y la tolerancia, contrario al de los concursos y reconocimientos internacionales. ¡Se imaginan citados por ser y saber y no por parecer!


Tomada de www.elmundo.com
http://www.elmundo.com/noticia/Cuentas-alegresun-poco-masun-poco-menos/45457

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 507 veces

Escribe un comentario


Código de seguridad
Refescar