El desarrollo sostenible incorpora una planificación inteligente de las ciudades y pone como eje central la felicidad y el bienestar de todos y todas quienes viven en ellas, a través de dimensiones multifactoriales como movilidad, seguridad, acceso a servicios, inclusión, cultura, migración, entre otras, con especial énfasis en la adaptación y mitigación del cambio climático que afecta todas las esferas de las estructuras sociales y que sólo se podrán resolver estableciendo alianzas y acuerdos.

Los desafíos para los planificadores de las ciudades futuras son grandes y conllevan importantes decisiones, creatividad e innovación, de ahí la necesidad  de compartir visiones y experiencias que nos permitan finalmente alcanzar juntos los objetivos comunes, teniendo en consideración que el futuro de la humanidad, está en las ciudades.